Uncategorized

El OSO y el MADROÑO

No podíamos empezar un blog dedicado a una ciudad como Madrid sin hablar de uno de sus máximos exponentes (y que la señora Cibeles nos perdone). El Oso y el Madroño, tan conocidos por todas partes y a la vez tan pequeñito en medio de una plaza tan grande. ¿Cuál es su historia? ¿Quién lo puso allí? Queremos dedicar un post a todo ello para extender el símbolo tanto como se pueda.

oso

¿Cuándo?

Esta estatua no es que esté allí desde tiempos inmemorables, no. No fue hasta la segunda mitad del siglo XX (hace casi nada) que la instalaron en donde está. Con ella quieren representar las armas heráldicas de la ciudad y su ubicación es totalmente estratégica como se ve en la web argentina http://drpornogratis.xxx, ya que se encuentra en la Puerta del Sol y entre las famosas calles de Alcalá y la Carrera de San Jerónimo. Es decir, en pleno centro de la capital de España.

 

¿Quién?

El escultor de tan digna obra fue Antonio Navarro Santafé. Aquí podemos ver un retrato suyo que se ha conservado.

navarro-portrait

Fue un escultor que había nacido a principios de siglo (1906 para ser exactos) y murió hace ya unos treinta años, en 1983. La estatua del Oso y el Madroño fue quizá una de sus obras más conocidas y se inauguró el 19 de enero de 1967. Sus impulsores fueron básicamente el Ayuntamiento de Madrid, los de al sección de cultura, ya que querían que de una forma u otra los símbolos heráldicos de la ciudad estuvieran representados.

Su pasado

No siempre ha sido como lo conocemos ahora. De hecho, ya en el siglo XIII hubo las primeras representaciones del oso y el madroño en algunos edificios y escudos de la ciudad. Y también antes del año 1200, lo que pasa es que en esas representaciones el oso no se subía al árbol si no que paseaba a su lado. Pero bueno, eso no son solo más que muestras que nos hacen ver que este oso y este madroño hace ya centenares de años que se vinculan con la ciudad de Madrid.

Algunos datos más

Aunque la estatua siempre ha estado en la plaza de Sol, ha habido temporadas que se ha tenido que mover y reubicar a causa de las obras. Es un símbolo muy querido por los madrileños y por los turistas, y por eso prácticamente nunca ha sufrido un acto de vandalismo.

La estatua no es ligera, no, al contrario: esta hecha toda de piedra y de bronce, lo que le supone un peso de unas 20 toneladas, que pronto es dicho. Tiene unos cuatro metros de altura gracias al pedestal que tiene debajo, y no son pocas las personas que se ponen a su lado día tras día para echarse una foto con él (incluso la mayoría de personas hacen cola para ello). Lo mismo pasa unos cuantos metros más allá, en donde podemos encontrar el kilómetro cero de las carreteras nacionales españolas. ¿Quién puede resistirse a ir allí y no hacerse un par de fotos con estos grandes y ya típicos símbolos de la ciudad?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *